Mozart en Praga

Mozart y su paso por Praga

Durante la época de Mozart, a finales del siglo XVIII, Praga junto a Viena y Budapest, eran las joyas del Imperio Austro-Húngaro. Todos los artistas de renombre debían ir a medirse a los teatros situados  en el célebre imperio. En este tour hablaremos de la relación de Praga con Mozart, si quieres además disfrutar de la música clásica te recomendamos que leas nuestro artículo sobre Donde Ir a Conciertos De Música Clásica En Praga.

No era una tarea fácil, el éxito para muchos fue esquivo a pesar del extraordinario talento que se podía poseer. Desde  niño, Mozart sorprendió con sus asombrosas habilidades a las principales cortes de Europa. Desde Paris hasta el principado pontífice en Roma.

Por aquel entonces todos los ojos del buen gusto estaban en la “Opera italiana”, género que enamoraba y exaltaba las emociones del mundo entero, y cuya producción demandaba exorbitantes cifras económicas. Un genio como el del joven Wolfang no podía conformarse con cotidianas lecciones de piano u otra clase de encargos como escribir breves sonatas de cumpleaños, misas u otras menudencias que entretenían a los músicos que quedaban bajo la protección de cortes u ociosos y extravagantes mecenas.

La ópera italiana, por su parte, no sólo ofrecía dinero y una vida estable, sino que ante todo fama, gloria, renombre e inmortalidad. Pero no era fácil para un joven austriaco nacido en la provinciana y aislada ciudad de Salzburgo llegar al estrellato ejecutando estilos extranjeros. La ópera italiana tenía una evidente denominación de origen, era por excelencia un arte de italianos. 

Mozart, siendo de los Alpes austriacos, ¿Cómo podría ganarse un sitio en la ópera entre artistas provenientes de los diferentes rincones de la península itálica? Muchas regiones septentrionales de la actual Italia, eran propiedad patrimonial de la casa de los Habsburgo, por lo tanto, la conexión entre era inmediata.

¿Qué trajo a Mozar a Praga?

Mozart se instaló a vivir en Viena, epicentro de la música clásica y de la ópera en el mundo entero. Pero lamentablemente la suerte le fue esquiva, su oscuro origen provinciano y plebeyo no le favoreció y la crítica fue áspera y poco indulgente con nuestro querido genio.

En enero de 1786, estrenó Las Bodas de Fígaro, y aunque generó entusiasmo y expectativas, finalmente fue objeto de críticas y aún de censura. Su polémico y atrevido libreto no era del gusto de la conservadora sociedad austriaca.
Mozart, se dio cuenta de que debía buscar suerte en otros horizontes. Así fue que por ciertas recomendaciones, contactos y amistades, cayó en Praga, capital del reino de Bohemia.

Mozart en Praga por fin, encontraría un público completamente adicto a novedades referentes al arte y a la cultura.

Llegada de Mozart a Praga

El 29 de octubre de 1787, Mozart que todavía no alcanzaba los 30 años de edad, estrenó por primera vez en el mundo la ópera Don Giovanni. El lugar del estreno fue el hoy célebre Teatro de los Estados de Praga, situado en la Ciudad Vieja, a pocos pasos del Reloj Astronómico.

Para terminar de componer su obra se alojó en la plaza de Uhelný trh, cercana al Teatro y paseaba por los mercados y callejones cercanos. Dicen que además también disfrutó del buen ambiente de la ciudad y las mejores cervecerias de Praga. Nosotros pasamos por este teatro, muy cercano a la casa de mozart en nuestro Free Tour de la Ciudad Vieja de Praga.

Mozart en Praga

El libreto está inspirado en el clásico de la literatura española denominado Don Juan Tenoriouenta. Cuenta las andanzas y desventuras de un travieso sevillano, Don Juan, el casanova. Según dicen al terminar la obra los aplausos y bravos, duraron más de 15 minutos provocando la emoción de Wolfgang que según dicen se conmovió hasta las lágrimas. El esquivo éxito era cosa del pasado, Praga le trajo gloria y reconocimiento. Una carta que aún se conserva escrita de puño y letra del compositor señala “mis amigos praguenses me quieren y me comprenden”. En otro lado Mozart comenta que su música incluso alcanzaba los oídos de la gente de los bajos estratos sociales. Hasta los verduleros de las ferias de la ciudad entonaban las arias y melodías de nuestro joven genio austriaco, según nos lo cuenta el mismo Mozart.

Lugares frecuentados por Mozart en la ciudad.

Aunque a Mozart se les vio prácticamente en todas las zonas del casco histórico de Praga, sabemos que él solía alojarse en lo que por aquel entonces era la zona extramuros del hoy afamado barrio de Mala Strana. El sitio que a él lo cobijó fue la villa Bertranka, hoy situada en el distrito de Praga 5. Bertranka, en el siglo XVIII. Era una zona más bien de retiro, un idilio bucólico rodeado de árboles, naturaleza a merced del concierto cotidiano de los pájaros de la estación, un sitio perfecto para la inspiración y el relajo.

Solia parar a tomar cerveza en la cervecería de los dos gatos U Dvou Kocek que aún sigue funcionando.

Hay quien dice que alguna vez subió al monasterio de Strahov, sobre el castillo de Praga, donde probó cerveza artesanal y además aprovechó para tocar un poco el Organo.

Sin embargo, el éxito llegó en la última etapa de nuestro querido genio, pues la muerte le encontraría repentinamente 4 años más tarde, en 1791. En Praga fue una noticia que provocó hondo dolor y piedad entre la población. En la Iglesia de San Nicolás de Mala Strana, una de las iglesias más importantes de Praga. se celebró una misa que congregó la presencia de 4 mil personas que se reunieron para rezar por el alma del gran genio de Salzburgo.

Hoy la ciudad con orgullo se jacta de haberlo aplaudido en vida, a diferencia de Viena que le despreció. Todavía puedes visitar algunas cervecerías que tuvieron la fortuna de atenderlo y de servirles el oro líquido, especialidad del país.

La memoria del compositor y su estrecho vínculo con Praga alcanza dimensiones cinematográficas consagradas con la hoy célebre producción de Amadeus. Película filmada en 1984 en Praga, cuyo argumento trata de la vida y obra de Mozart. El rodaje fue realizado íntegramente en Praga, y la película fue mundialmente aclamada y premiada en los principales y más prestigiosos festivales de cine del mundo entero. El director de esta magna obra fue el recientemente fallecido Milos Forman, de origen checoeslovaco.

Conciertos en Praga

Si quieres saber más datos de este inmenso referente de la música clásica y Praga, te invitamos a que te unas a nuestros tours en Praga.

Una de las atracciones que más ennoblece a Praga es, sin duda, la amplia cartelera que tiene de espectáculos artísticos, sean musicales, teatrales o cinematográficos. Aquí puedes encontrar diariamente shows de jazz en el club Reduta, blues o rock en el Rock Café o música clásica en muchos lugares como el Rudolfinum.

Asimismo la capital checa es la cuna del célebre Teatro Negro, además en las salas de Praga puedes disfrutar en directo de las óperas inmortales del repertorio tradicional en el Teatro Nacional .

También encuentras performances, comedias y otras expresiones contemporáneas del arte y de la cultura.

1 comentario en «Mozart en Praga»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada relacionada