¿Cuantos Puentes Tiene Praga?

Uno de los tantos encantos que tiene la capital checa, son sus muchos puentes que pasan sobre el río Moldava. En el distrito de Praga y sus cercanías existen alrededor de 17 puentes.

Algunos de ellos se construyeron exclusivamente para el tráfico ferroviario. Otros son la extensión de las muchas autopistas que atraviesan el país. Por el centro de la ciudad existe uno que es exclusivamente para uso peatonal, y es el famoso Puente de Carlos. Conecta la ciudad vieja con el distrito del barrio pequeño (Mala Strana). Todos los días visitamos esta construcción en nuestro Free Tour Del Castillo y Mala Strana.

Historia de los puentes en Praga

Existe fuentes que dan a suponer que existía un puente de madera ya en el siglo X. Con toda seguridad se sabe que en el siglo XII se edificó un puente de piedra, llamado Judith que existió hasta el 1342. En aquel año una crecida del Moldaba se lo llevó. En 1357, durante el reinado de Carlos IV, se comienza la construcción de un monumental puente de piedra. Hoy lleva su nombre, pero durante siglos se le llamó puente de piedra y puente de Praga, ya que fue el único que existió hasta prácticamente mediados del siglo XIX.

Hasta finales del siglo XVIII, Praga estaba dividida en 4 ciudades autónomas. Ciudad vieja, ciudad nueva, Mala Strana y Hradcany. Muros dividían la libre circulación entre la zona vieja y nueva de Praga. El puente de Carlos era literalmente un cruce aduanero entre Mala Strana y Ciudad Vieja. Y el castillo de Praga y distrito, estaba guarecido por sus propios sistemas de fortificaciones.

En 1784, durante el reinado de José II, se reunificaron las 4 ciudades en un solo ayuntamiento. La ciudad y sus conurbaciones comenzaron a formar un núcleo urbano cada vez más extenso y poblados. El siglo XIX trajo la revolución industrial en su máxima expresión. Comienzan a
crecer los distritos industriales. También aparecen los ferrocarriles. Justamente lo que motivó la construcción de otros puentes, fue principalmente, la extensión del tendido ferroviario. Y así fue que después de 500 años comenzaron aparecer otros puentes que atravesaban el Moldava, para facilitar el tránsito de trenes. De ahí en adelante, incluso hasta nuestros días se siguen apareciendo más puentes, para tráfico vehicular especialmente.

EL PUENTE DE CARLOS IV

Puentes De Praga
El Puente de Carlos IV

Sin duda el puente más importante de Praga y símbolo de la ciudad es el puente de Carlos. Se sitúa en el corazón del casco histórico de Praga. Como se dijo antes, es exclusivamente para la circulación peatonal. Las leyendas se cuentan en torno a su construcción. Se ha llegado a decir que el pegamento que junta los cimientos y las piedras se hizo en base de clara de huevos. Otros dicen que el puente es inmortal, pues ha resistido guerras, invasiones extranjeras y saqueos, además de innumerables inundaciones durante 700 años y sigue estando de pie a pesar de todos estos avatares.

5 puentes para ver en Praga

Pero si estás en Praga no dejes de visitar los puentes más importantes y bellos de la ciudad. Muchos son interesantes por sus diseños arquitectónicos, otros por ser en sí mismos espectaculares miradores no sólo del río, sino también del Castillo de Praga, la catedral de San Vito, del puente de Carlos y otros puntos y monumentos de interés de la ciudad.

Puente Ferroviario de Visehrad
Es uno de los puentes más llamativos, por estar hecho exclusivamente de hierro. Es el quinto puente de la ciudad construido a comienzos del siglo XX, aunque hubo un puente ferroviario previo a éste, alzado en el mismo lugar el año 1871. Como indica su nombre sólo transitan trenes, desde su origen hasta el tiempo presente. Desde el puente se pueden obtener unas vistas hermosas a la zona de Visehrad, y a la Iglesia de San Pedro y de San Pablo.

Puente de Čechův
Es el puente más corto de los que atraviesa el río Moldava con solo 170 metros de longitud. Se abrió en 1980. Se haya al final de la avenida Parizka una de las más exclusivas del barrio judío de Praga. Al finalizar, se puede presenciar la facultad de derecho de la Universidad Carolina de Praga, lugar donde estudió Franz Kafka.
Es el punto de acceso además para el muelle para todo aquel que desee hacer visitas en barco por el Moldava. También es posible, tras cruzar el puente, subir al parque de Verano (Letna), lugar desde el cual se obtienen justamente las mejores postales del río y sus puentes.

Puente de los legionarios
Fue inaugurado con la presencia del kayser Francisco José de Austria en 1901. Y llevó el nombre de Francisco I hasta el Fin de la primera guerra mundial en 1918. Con la fundación de Checoeslovaquia cambia su nombre a puente de los legionarios, en homenaje a los voluntarios patriotas checos que combatieron por su independencia contra el imperio austriaco.
Pasa por sobre una pequeña isla sobre el río Moldava, llamada Strelecký. Durante la ocupación nazi se llamó puente Smetana, y durante el comunismo, a partir de 1960, puente del primero de mayo. Tras la caída del socialismo recuperaría su nombre de Puente de los legionarios. Este puente de alguna manera es el reflejo de la misma historia de Checoeslovaquia y sus dramáticos cambios y alteraciones, concela con todo detalle junto a nostrosos en el tour de Praga contemporánea.

Es muy cerca de aquí donde puedes alquilar embarcaciones pequeñas para navegar sobre el río Moldava, una de las atracciones más interesantes para realizar en Praga durante el verano. Además, desde el puente tienes una panorámica increíble para observar el Teatro Nacional, construcción neorrenacentista de 1868.

Puente Frantisek Palacký

Este puente resultó seramente dañado en la Segunda Guerra Mundial. Pero los que provocaron su deterioro no fueron los nazis como se podría pensar sino que fue la aviación estadounidense. El 14 de febrero de 1945, sin previo aviso la ciudad de Praga se vio presa de la detonación de toneladas de explosivos lanzados por el ejército norteamericano. Cerca de 700 civiles perdieron la vida. Este criminal ataque fue hecho por equivocación según la versión oficial del gobierno amaericano. Dicen que los pilotos confundieron Praga con la vecina ciudad alemana de Dresden, ciudad que por esos mismos días destruyeron completamente, quitándole la vida a más de 30 mil personas inocentes y desarmadas. Para conocer y contemplar la magnitud de este cobarde ataque puedes contratar el tour de Praga Virtual.

Puente de Manes
Lleva el nombre del famoso pintor checo de Praga, Josef Manes, famoso entre otras cosas por pintar el famoso
calendario agrícola que se sitúa debajo del reloj astronómico de Praga.

Desde la ciudad vieja, es uno de los principales accesos para atravesar a la zona de Mala Strana con el fin de acceder al Castillo de Praga por las escaleras reales. Desde el puente tienes una perspectiva hermosa del palacio Rudulfinum, la sede de la orquesta filarmónica de Praga. Además,
también puedes presenciar muy cerca el puente de Carlos en todo su esplendor.