Český Krumlov: una pincelada a la joya de Bohemia del sur y algunas recomendaciones

Entre montes, altas pedradas, y en medio de los meandros del naciente río Moldava, emerge esta hermosa ciudad. La torre de la antigua fortaleza medieval, junto con el campanario de la Iglesia de san Vito, son los puntos más altos de ella, representan el equilibrio entre el poder secular o laico, y el de la iglesia.

A pesar de las guerras, y de los innumerables avatares políticos de las últimas centurias, la ciudad ha logrado conservase casi intacta, porque además ha tenido la bendición hasta hoy de no ser afectada nunca por mega incendios que podrían haberla destruido por completo en el pasado, como pasó desgraciadamente con gran parte de Praga en 1541.

Por todas razones, esta visita es como tomar la máquina del tiempo, que programamos para que nos lleve al corazón del siglo XVI, a los días del renacimiento, época en la que maestros italianos arribaron a Bohemia y trajeron consigo sus innovaciones técnicas y artísticas. Muchas construcciones todavía lucen pintorescos y coloridos esgrafiados en sus fachadas.

 

Este trabajo está hecho en base a tierra de color, por lo general se pone primero una capa oscura y sobre ésta una suerte de estuco parecido al yeso más claro, para así entre ambas capas lograr un contraste y a partir de allí formar relieves, sobre éstos es posible añadir color y pintura.

Los motivos que nos enseñan los esgrafiados son innumerables, desde bloques de piedras, ventanas ciegas, divinidades del panteón grecolatino, hasta monos fumando tabaco.

En fin, toda la imaginación de una generación entera de artistas está inmortalizada en cada una las casas de este sitio increíble y único en el mundo. Es tanto el valor histórico y artístico que posee la ciudad que hoy es un genuino patrimonio universal de la Humanidad, en efecto forma parte del listado UNESCO desde 1992.

La ciudad se divide en dos zonas, Krumlov, que es la parte diríamos más residencial y urbana, donde se halla el ayuntamiento, la plaza principal, y la Iglesia de San Vito. Del otro lado del río, hallamos la zona de Latrán, en la que predomina el Castillo de la ciudad, cuya primera mención en las fuentes históricas data de mediados del siglo XIII. Varias familias fueron dueños de tan magnífico y extendido complejo palaciego durante los últimos siglos, llaman la atención, entre otras cosas, los osos que se crían en sus fosos desde 1703.

7

Historias macabras existen en el castillo, como la de don Julius de Austria, hijo ilegítimo del emperador Rodolfo II. Según dicen el bastardo lanzó por la ventana a su novia, la hija del barbero, siendo tenido este incidente como otra de las tantas defenestraciones checas. Ella sobrevivió al accidente, sin embargo, don Julius días más tarde la descuartizaría, acabando sus días demente en un calabozo. Pero el castillo también posee un impresionante teatro barroco, conservando no sólo sus palcos y tablado, sino que además toda la maquinaria que hacía posible efectos especiales y escenografías en pleno siglo XVIII.

8

Pero no es sólo el patrimonio cultural lo que ennoblece a la ciudad, sino que también los ríos son utilizados especialmente durante el verano para el canotaje, práctica muy difundida y popular entre la población checa, muy dada a los deportes en todas las estaciones del año.

Los remeros dan paseos de largos kilómetros sobre el río, y recorren varias localidades y pueblos, atravesando bosques, montes y praderas. La parte interesante son las periódicas paradas obligadas que existen para los navegantes en las orillas, en las que nunca la falta la cerveza ni las típicas salchichas checas.

Si andas por Český Krumlov, y tienes un buen nivel de inglés te recomendamos, por supuesto, que tomes un FREE TOUR, que sale todos los días en la plaza del ayuntamiento a las 10: 30 am, la visita dura alrededor de dos horas, y se ven bastantes cosas, y como suele pasar con todos los free tours, entrega información muy interesante de la cuidad y también del país checo. Para más información les dejamos el link de nuestros colegas y amigos que trabajan allí: http://www.wisemanfreetour.com

Ahora, si el inglés no es lo vuestro, y desean hacer una visita desde Praga a Český Krumlov por el día, no duden en contactarnos, pues organizamos salidas desde la capital checa en transporte privado, que incluyen una guía por la ciudad y el castillo, todo en español, sí, en la lengua de Cervantes, en esta visita además conoceremos el teatro barroco, y por supuesto disfrutamos como siempre de la mejor cocina y cerveza checa, tan preciada en el mundo entero ¡Anímate! ¡Organiza con nosotros esta hermosa excursión! ¡Ven!