Dónde y qué comer en Praga: un breve paseo culinario tradicional.

 

Todos los días nuestra gente nos pregunta por sitios buenos para comer, a veces recomendamos los lugares por los precios y otras veces por la calidad. Ahora, Praga es comparativamente hablando una ciudad económica, especialmente en lo que respecta a los restaurantes y cervecerías. Si es por precios, descartamos de inmediato todos aquellos sitios que están junto a la plaza de la ciudad vieja y al reloj astronómico, pero no se preocupen que a pocos pasos de allí es fácil hallar sitios de buena calidad y de precios bastante razonables.                 

Bien, nuestro paseo arranca en la calle Mala Stuparska, allí mismo hallamos el restaurante U Stuparska, que cuenta con dos amplias plantas, con capacidad para más de 100 personas cada una de ellas. Recomendamos aquí probar entre otras cosas, codillo de cerdo (koleno en checo), plato contundente que por lo general lleva como mínimo un kilo de carne, por lo mismo es posible pedirlo para dos personas. 

Otra opción es medio pato, plato que también es parte del recetario tradicional checo,

Como muchas otras variantes del comedor bohemio, el pato se acompaña con un pan de harina bastante tierno y blando, llamado knedlicky, o bien dumplings, en las cartas traducidas al inglés. Se trata de una suerte de albóndiga simple de harina, a veces también la materia prima es una suerte de ñoqui de papa, la verdad, es que existen varios tipos de este curioso pan, a veces incluso van rellenos y aliñados con diferentes sustancias. Su presencia como decíamos acompaña gran parte del recetario nacional, así es posible junto al famoso y popular goulash, sabroso guiso de carne roja acompañado con cebolla picada, que se cuece con el calor del estofado,

También vemos este simpático acompañante de harina en el Svickova, o filete en crema en español, este último plato agridulce, pues el guiso se acompaña con crema chantillí, rodaja de limón, y un poco de mermelada de frambuesa,

5

Y bien, si hay un plato que se caracteriza por su consumo estrictamente popular, ese es el Vepro Knedlo Zelo, o en dicho en castellano, Cerdo, pan y remolacha,

Como podemos constatar, la carne y el knedlicky son recurrentes en el comedor checo, pero no olvidemos que cada uno de estos platos deben estar acompañados, sin duda, por una buena cerveza. En Stuparska, sitio que recomendamos más arriba, la hay una de primer nivel, a saber, la gambrinus sin filtrar (nefiltrovane), y es que esta cerveza fermenta justamente en el mismo restaurante siendo posible probarla en su estado más primigenio,

Otro sitio que puedes visitar, es el famoso e histórico Dvou Kocek, situado también en la ciudad vieja. El lugar tiene un aire más folklórico, y según dicen allí Mozart se embriagaba a menudo, cuando visitaba Praga, es más, allí todavía conservan una silla en la que se cuenta que bebía hasta más no poder, y es que la cerveza del lugar es elaborada allí mismo, en todos sus procesos, siendo consumida sin pasteurizar ni filtrar, como tanto la prefieren los checos.

Ahora, dos detalles con este sitio, en primer lugar, el trato de los camareros deja mucho que desear, además cobran un euro por servicio, y si hay un acordeonista tocando, añadirán a la cuenta otro euro más por su música ¡Y Ojo! Es frecuente allí que con toda la amabilidad del mundo, te ofrezcan un aperitivo de la casa, pues atención que éste no es gratuito, al contrario es bastante costoso, así es que quedan todos y todas prevenidos de los pro y contras que tiene este lugar.

Otra opción tanto más recomendable es el famoso restaurante U medvidku, a pocos pasos de la parada de Narodni Trida, en los límites de la ciudad vieja con la nueva.

8

Aunque el sitio es bastante amplio, es recomendable hacer la reserva previamente, ya que tiene una altísima demanda, y es que se trata de uno de los más afamados restaurantes de Praga, tanto por su comedor y ambiente, como por su cerveza, por supuesto elaborada por ellos mismos,

En fin, he aquí tres recomendaciones valiosas para que te deleites y disfrutes como se merece tu estadía en Praga, esperamos en una próxima ocasión recomendar también otro tipo de comidas no exclusivamente del país, sino también comedor internacional, pero eso lo dejaremos para una próxima entrada.

 

 

Andrés Vidal Domínguez, Vrsovice, Praga, 2016.

One thought on “Dónde y qué comer en Praga: un breve paseo culinario tradicional.

  1. Hola como están los chicos de los paraguas morado? Cuando estuvimos en Praga fuimos a un restaurante creo que se llamaba Rudolfina(muy bueno).Me gustaría que pusieran algo de este lugar..En Praga lo pasamos genial!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *