PRAGA CON NIEVE

por Andrés Vidal Domínguez

Deben existir pocas postales tan hermosas como las de Praga nevada. sus colorados tejados de ladrillos se tornan blancos como si cargasen, cada edificación, una simpática gorra invernal de lana. Sobre los vehículos la nieve se acumula de semejante modo que parecen altas sierras o cordilleras. Los árboles reemplazan su verde ramaje por una guirnalda blanca que pende de cada una de sus ramas flacas y desnudas. Es verdaderamente como estar en un reino blanco, lleno de misterios y fantasías.

Pero claro, no todo son encantos y suspiros en el invierno praguense. Las bajas temperaturas se hacen sentir irremediablemente, y cada caminata por la ciudad se hace no fácil de soportar, aún hostil, producto de la constante helada que azota el cuerpo, y se requiere por tanto de mucha buena disposición por parte del visitante, y qué decir de nuestros guías que día a día deben caminar largas horas bajo temperaturas que casi siempre están bajo cero.

Además, si bien es cierto que la nieve es hermosa cuando cae y cuando se junta en parques, jardines y árboles, no obstante, es hostil cuando se congela sobre la acera. Hay que ser muy precavido a la hora de caminar, para evitar de este modo resbalar o caer directamente al suelo, imprevisto que es mejor evitar no bien sea por supuesto causa de risa para quien observa esta clase de citadinos accidentes durante las jornadas invernales.

La caída abundante de nieve obliga al uso de maquinaria durante la madrugada para limpiar las calles y avenidas, con el fin de dejarlas bien dispuestas para el flujo vehicular… en efecto, no es extraño que se interrumpa temporalmente el tránsito a causa de la excesiva nieve……

Otra característica del invierno en la ciudad, son la corta duración de los días. El sol no es más que una pálida esfera puesta muy lejos, por lo general se oculta tras las espesas nubes, su opaca y débil luz, poco y nada calienta al cuerpo, amanece tarde y se oculta muy temprano, tenemos días que son en realidad más bien noches, puesto que cerca de las cuatro de la tarde el cielo ya está completamente oscuro.

Por último, en los días en que la nieve comienza a derretirse hay que estar atento al caminar, no vaya ser que desde el tejado de un edificio se desplome parte de la nieve acumulada sobre alguna persona, o peor aún, alguna estalactita de hielo, y es que ha pasado este desgraciado accidente cuyas consecuencias pueden ser fatales. Por lo mismo a todos y a todas les decimos que vayan atentos al caminar y si es posible no se peguen tanto a las veredas….

Pero nunca olviden: Praga es una ciudad segura, y estas advertencias no debieran despertar temor alguno, son nada más consejos para todos y todas, para que su estadía sea placentera, diferente e inolvidable…. Recomendamos venir muy bien abrigados, es decir, con gorro, ropa interior térmica, guantes gruesos, doble calcetines y calzados apropiados para temperaturas extremas.

2 thoughts on “PRAGA CON NIEVE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *